Para José Artal cada mueble es un universo en sí. Conforme la restaura o lo recrea, se acerca a su idiosincrasia particular, a su esencia más íntima. El resultado es algo más que un mero objeto o un producto artesano, es un ser con espíritu propio, con esencia, con alma.